español english français česky

            ¿ Qué es la

                 PRIMERA  EXPEDICIÓN  PANAMERICANA  INTEGRAL

                                        y su epílogo europeo ?


La Primera Expedición Panamericana Integral (l982-l996) tiene sus raíces en dos premisas.

Una premisa es que recorrer el Continente Americano, con la variedad y la magnificencia de sus rasgos físicos, es como recorrer un escenario representando fielmente todos los rasgos de todos los demás continentes; la premisa que el Continente Americano tiene, de hecho, no sólo tantas características como, sino más características que, cualquier otro continente, y es por ende el mejor reflejo del planeta entero como entidad física.

La otra premisa es que recordar los acontecimientos humanos ocurridos a lo largo de incontables milenios y observar la actividad humana de hoy en día en el Continente Americano es como recordar y observar acontecimientos del ascenso de la humanidad toda.

Estas dos premisas pueden ser combinadas fácilmente en una sola: que un viajero llegado de otro planeta adquiriría un entendimiento bastante exacto de la vida en el Planeta Tierra con visitar únicamente el Continente Americano.

La Primera Expedición Panamericana Integral está resumida por su propio nombre: es la primera expedición con tal envergadura de investigaciones multi-disciplinarias, sobre tan detallada y vasta extensión geográfica panamericana.

Así, su itinerario, de 390.000 kilómetros, zigzaguea ampliamente entre Ellesmere, la última tierra antes del Polo Norte, y Tierra del Fuego, la última tierra antes de la Antártica; entre los océanos Atlántico y Pacífico; entre 1.000 metros debajo del nivel del mar y 6.130 metros bien alto, entre azufre y nieve, en los Andes; y por todos los lugares de importancia americana
en Europa.

Así, sus estudios, observaciones, comentarios están densamente compactados en 4.845 páginas dactilografiadas (a renglón corrido), y documentados en aproximadamente 14.500 fotografías; nada más que el índice cronológico de los 13 años y 3 meses sin interrupción de recorrido en, mayormente, camioneta de doble tracción, también piragua, caballo, helicóptero, etc, requiere 82 páginas.

¿Desea Usted una ilustración concisa de mensajes crípticos escondidos en los escritos vikingos en América?  ¿Tiene Usted interés en el ingenio de la humanidad tal como se manifiesta en docenas de procesos industriales?  ¿Se estremecería Usted ante las tragedias del descubrimiento del Paso del Noroeste, desde el Atlántico al Pacífico, allá lejos al norte, o las tragedias del poblamiento del Estrecho de Magallanes, desde el Atlántico a las Mares del Sur, allá lejos al sur?  ¿Tiene Usted bastante entereza para enfrentar qué ocurre con las manzanas, el trigo, cuando se los "procesa" para deleite del paladar suyo?  ¿Desea Usted descubrir un país con dos capitales y países sin nombre?  ¿Le gustaría un peregrinaje a lo largo de los primeros pasos de Colón, Cortés, Pizarro, otros exploradores famosos, en América?  ¿O un peregrinaje por los sitios de donde, a siglos de intervalo, zarparon Brendan, Madoc, Colón, sin saber, ninguno de ellos, qué les esperaba detrás del horizonte?  ¿Le despertaría curiosidad qué dice la raza negra de su llegada desde Africa al Caribe antes de Colón?  ¿Le cautivaría el nacimiento del topónimo "América", su inverosímil lugar, sus fascinantes circunstancias?  ¿Consideró Usted jamás que la inabilidad de entender conceptos es un problema mucho más grave que la inabilidad de leer?

El ascenso de la humanidad en el Continente Americano tal como visto a través de 169 sitios arqueológicos, la familiarización con lombrices, esponjas, luces circumpolares, langostas azules, partículas subnucleares, minería y falsificación de esmeraldas, vida diaria tal como realmente es en muchas sociedades, y con centenares, miles de temas igualmente diversos y fascinantes son también parte de las Crónicas de la Primera Expedición Panamericana Integral.

Episodios de "aventuras" nunca fueron el propósito de la Expedición pero muy ciertamente se volvieron parte de la realidad de la Expedición: tropezando nueve días a pie por selva virgen; manejando por el Océano Artico congelado, dejando atrás el continente; forzando el paso por la Cuenca Amazónica hacia la
legendaria Manaos y más allá; durmiendo en la camioneta de la Expedición con l3°C debajo de cero adentro y 40°C (o F, da lo mismo) debajo de cero afuera; viéndose bajo amenaza de armas de fuego; siendo inmovilizados por rotura del vehículo donde legalmente era imposible componerlo; desafiando el dengue, la fiebre amarilla, dos tipos de malaria; y más.

El instante de esta Expedición en el fluir de los siglos es bastante apropiado, incluso imperativo.

Ahora es el período cuando, por primera vez y por corto tiempo, América posee concomitantemente todo el abanico entre los dos extremos más apartados de la evolución humana, desde pobladores paleoxílicos hasta exploradores siderales, ambos de los cuales esta Expedición tuvo la oportunidad de conocer.  Hace poco, los exploradores siderales no existían; dentro de poco, las tribus primevas no existirán.

Ahora también es el período cuando América todavía posee, por última vez, una cierta diversidad de grupos humanos, cada cual con su estilo de vida propio, y unos pocos lugares prístinos remanentes; pero los grupos van siendo laminados en un anonimato pasivo y uniforme y los lugares van siendo obliterados por el embate de la marea humana.  Así que pronto hubiese sido demasiado tarde.

También, esta Expedición coincidió, da la casualidad, con el Quincentenario del último descubrimiento de América.

Así fueron la substancia, las circunstancias, el marco temporal de la Primera Expedición Panamericana Integral con su importante codicilo europeo.  El espíritu en el cual fue llevada a cabo puede ilustrarse citando el primer Prólogo (de los tres) de las Crónicas:

"Si escribiéramos 'agua es húmeda' alguien, en alguna parte, sin la menor duda, se pondría de pie, levantaría su dedo al cielo y argüiría en otro sentido.

"Con estas Crónicas, sin cuidado que son de sagrados dogmas si lo que aprendimos difiere de los dogmas, tendremos, sin duda, jaurías de disentores ladrándonos sus críticas - desde magistrales a irrisorias.

"No dedicamos, sin embargo, tantos años de energía solamente para ir repitiendo otra vez más los estereotipos habituales.

"Estas Crónicas son el relato sin torceduras de lo que realmente vimos, de lo que realmente leímos, de lo que realmente oímos.  Si ladridos, ofendidos o despreciativos, tiene que haber, pues que los haya.

"Las fotografías siguen la misma filosofía.  Sin retocar, muestran cosas tal como éstas realmente son.

"Aquellos que decidiesen seguir nuestros pasos encontrarían lo que encontramos.

                                                 Los esposos Pachta."

 

Ah sí, una bibliografía de algunos 330 libros y algunas 360 otras fuentes es también parte de la Primera Expedición Panamericana Integral.



[CNW:Counter]